5 ingredientes que cualquier persona con tiroides desequilibrada debe evitar

La tiroides es una glándula que se encuentra en el cuello y que produce hormonas que regulan el metabolismo, el crecimiento y el desarrollo. Cuando la tiroides no funciona correctamente, puede causar problemas de salud como hipotiroidismo (poca producción de hormonas) o hipertiroidismo (exceso de producción de hormonas).

Algunos factores que pueden afectar el funcionamiento de la tiroides son la genética, el estrés, la edad, el embarazo, ciertos medicamentos y la alimentación.

5 ingredientes que debes evitar si tienes una tiroides desequilibrada

En este artículo, te vamos a contar cuáles son los 5 ingredientes que debes evitar si tienes una tiroides desequilibrada, ya que pueden interferir con la producción o la absorción de las hormonas tiroideas.

1. Gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y otros cereales. Algunas personas son intolerantes o alérgicas al gluten y presentan síntomas como diarrea, dolor abdominal, inflamación, fatiga y pérdida de peso. Pero incluso si no tienes una condición diagnosticada, el gluten puede afectar tu tiroides.

Esto se debe a que el gluten tiene una estructura similar a la de la tiroides y puede provocar una reacción autoinmune, es decir, que el sistema inmunitario ataque a la glándula por error. Además, el gluten puede dañar el intestino y dificultar la absorción de las hormonas tiroideas. Por eso, se recomienda eliminar o reducir el consumo de gluten si tienes una tiroides desequilibrada.

2. Soja

La soja es un alimento rico en proteínas, fibra, vitaminas y minerales que tiene muchos beneficios para la salud. Sin embargo, también contiene unos compuestos llamados isoflavonas que pueden actuar como estrógenos en el cuerpo y alterar el equilibrio hormonal.

Las isoflavonas pueden inhibir la producción de las hormonas tiroideas y aumentar el riesgo de hipotiroidismo.

Además, pueden interferir con la acción de los medicamentos para la tiroides y disminuir su efectividad. Por eso, se aconseja evitar o limitar el consumo de soja y sus derivados (tofu, leche de soja, salsa de soja, etc.) si tienes una tiroides desequilibrada.

3. Yodo

El yodo es un mineral esencial para la síntesis de las hormonas tiroideas. Sin embargo, tanto su déficit como su exceso pueden causar problemas en la tiroides.

El déficit de yodo puede provocar bocio (aumento del tamaño de la glándula), hipotiroidismo y cretinismo (retraso mental y físico). El exceso de yodo puede causar hipertiroidismo, inflamación y autoinmunidad.

Por eso, es importante mantener un consumo adecuado de yodo, ni muy poco ni muy mucho. Las fuentes naturales de yodo son los alimentos marinos (pescado, marisco, algas), los lácteos, los huevos y la sal yodada.

Se recomienda evitar los suplementos de yodo sin prescripción médica y los alimentos procesados que contienen grandes cantidades de yodo (como algunos panes, cereales o salsas).

4. Crucíferas

Las crucíferas son un grupo de verduras que incluyen el brócoli, la coliflor, el repollo, las coles de Bruselas, el kale, la rúcula y el rábano. Estas verduras son muy nutritivas y tienen propiedades anticancerígenas, antioxidantes y antiinflamatorias. Sin embargo, también contienen unos compuestos llamados glucosinolatos que pueden interferir con la captación de yodo por parte de la tiroides.

Los glucosinolatos pueden bloquear la producción de las hormonas tiroideas y causar bocio e hipotiroidismo. Este efecto se potencia cuando las crucíferas se consumen crudas o en grandes cantidades. Por eso, se sugiere cocinar las crucíferas antes de comerlas y moderar su consumo si tienes una tiroides desequilibrada.

5. Cafeína

La cafeína es una sustancia estimulante que se encuentra en el café, el té, el chocolate, las bebidas energéticas y algunos medicamentos.

La cafeína tiene efectos positivos como mejorar el estado de ánimo, la concentración y el rendimiento físico. Sin embargo, también tiene efectos negativos como aumentar la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la ansiedad.

La cafeína puede afectar la tiroides de varias maneras. Por un lado, puede aumentar la producción de las hormonas tiroideas y causar hipertiroidismo. Por otro lado, puede disminuir la absorción de los medicamentos para la tiroides y reducir su eficacia.

Además, puede agravar los síntomas de la tiroides desequilibrada como el nerviosismo, el insomnio y el temblor. Por eso, se recomienda evitar o reducir el consumo de cafeína si tienes una tiroides desequilibrada.

Recomendaciones finales

La alimentación es un factor clave para mantener una buena salud de la tiroides. Algunos ingredientes pueden afectar el funcionamiento de la glándula y causar problemas como hipotiroidismo o hipertiroidismo.

Por eso, es importante evitar o limitar el consumo de gluten, soja, yodo, crucíferas y cafeína si tienes una tiroides desequilibrada. Así podrás prevenir o mejorar tu condición y sentirte mejor.